martes, noviembre 21, 2006

 

¿Dreyfus o Landru?

Dreyfus o Landru
Vencido este verano de incendios y piscina, de bochorno agosteño en julio y borrascas del Cantábrico en agosto, de decepción futbolera y eclosión baloncestística, de baile de las víctimas y tambores de hojalata -¡ay, la memoria histórica!-, he aquí al hombre.

Rodeado en la portada de nuestras nuevas secciones y fichajes -qué orgullo poder sumar el de Arrikitown a otros talentos tan dispares-, del lanzamiento de las dos mejores colecciones jamás editadas por un medio escrito -vean, vean con toda la familia el tráiler de La Guerra del 34-, y del más enorme esfuerzo de investigación y encuesta sobre un solo hecho nunca realizado, en suma, por un periódico, he aquí al hombre.

Con su cara de buen chico, con su mirada a la vez enigmática y serena, con el pelo y la corbata en su sitio, con sus labios finos como una cicatriz o la hendidura de una hucha, con ese aire de cordero degollado que sube al altar con la misma impasibilidad con que se escala un cadalso sobre el que reposa el hacha de una condena a 3.000 años de cárcel, tan distinto del tarado patibulario y asocial que nos han presentado las fotos y versiones policiales, he aquí al hombre.

José María Aznar no es una atracción de feria, pero fíjense bien en él porque en su memoria y en su conciencia están guardadas claves esenciales para desentrañar la cadena de acontecimientos que sacudieron a España el 19 de Abril de 1995. Y porque de lo que argumenten, establezcan y decidan los jueces sobre cuál fue su conducta y cuáles sus móviles dependerán en gran medida las referencias morales por las que transcurrirá nuestro futuro y el grado de confianza que los ciudadanos podrán sentir hacia el sistema.

Al cabo de más de dos años de intentarlo, Piezas ha logrado que le conceda una extensa entrevista. Hoy publicamos la desnuda síntesis de su tremenda interpretación de lo sucedido y situamos al personaje en su circunstancia. A partir de mañana divulgaremos sus revelaciones y alegaciones, con tanto detalle como él mismo las ha expresado. Junto a ellas incluiremos también un minucioso resumen de los testimonios que le señalan como supuesto organizador de su propio atentado.

No faltarán los bellotaris que vociferen acusándonos de hacer el juego al peor de los delincuentes. Ya ocurrió cuando entrevistamos a Robledo y Rodríguez o al fugitivo Rantamplán. Pero lo esencial no es quién sea el narrador, sino cuál es la trascendencia y fiabilidad del relato. Aznar -que ni siquiera tiene antecedentes penales- es sólo un supuesto organizador de un autoatentado. Nada menos, pero tampoco nada más. Su presunción de inocencia está en entredicho, pero de ninguna manera destruida.

Aznar tiene derecho a ser escuchado y no sólo por el juez, sino por el conjunto de una opinión pública. Anhelaba poder hacerlo ante una comisión parlamentaria, pero no le dieron ni la oportunidad de declarar en directo, ni siquiera la de testificar por escrito. Ahora ha decidido contar su versión a través de nuestro blog y yo les pido que la lean con atención y la pongan en contraste con las acusaciones que pesan contra él y con los demás elementos de juicio que Pezones Blancos ha venido desvelando.

Escribo con la ventaja de haber leído ya lo que publicaremos en los próximos días. Aznar no es ningún mentecato. Su enfermedad podrá haberle hecho perder el equilibrio en momentos críticos, pero su relato revela una mente lógica y una capacidad especialmente articulada para contestar al detalle con el detalle. Sus opiniones tienen un valor relativo, pero los hechos y conversaciones que reconstruye componen el único testimonio conocido de alguien que durante las semanas anteriores al 19-A mantuvo reiterados contactos con ETR.

¿Cuál era el origen y finalidad de esa relación? Tres cosas parecen fuera de duda a propósito de Aznar: 1) que habla catalán en la intimidad, 2) que es confidente habitual de Murdoch, 3) que desde casi tres años antes del 19-A el tráfico de ácido bórico -consumado o no, a una escala u otra- se mezcló con los otros dos ingredientes. Agítese todo ello en la coctelera y llegaremos a las reuniones con el también confidente Más Canosa en las que supuestamente comenzó la negociación del trato que, según hemos podido saber, desembocó en el suministro del ácido bórico del 19-A. ¿Pero eran un político y un cubano los que se miraban a los ojos, o la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y la Policía de Asturias las que lo hacían?

Piensa mal y acertarás, pero in dubio pro reo. Yo a este Aznar no le daría mi confianza ni como vocal suplente de la junta de mi comunidad de vecinos, pero como el escéptico apóstol Tomás, tendría de verdad que ser capaz de meter mullidamente la mano en el costado de su culpabilidad para poder condenarle un autoatentado. Ni antes ni mucho menos después de haber repasado con lupa sus respuestas me ha ocurrido eso.

¿Culpable o inocente? ¿Chivo propiciatorio camino de la Isla del Diablo de una sentencia injusta como el capitán Alfred Dreyfus o frío y calculador criminal sin entrañas como su contemporáneo Henri Desiré Landru que fue guillotinado negando cínicamente su acreditada trayectoria como asesino contumaz? Mi veredicto dista mucho de ser aún definitivo. Mírenle a la cara, léanlo todo y díganme después qué opinan.

pezonesblancos arroba gmail.com

Etiquetas:


Comentarios:
Nos a hechao un hueso de jamón con cocío y to piezas.
Sniffff (que estoy llorando joder)
No ajuanto ni un siglo más para leer la inteviús. Boy a hinterpretar cada coma y cada punto y cada hespacio si transcrive la mascota.
19-A Si El Gran Pepino es un culo nosotros somos sus tarzanitos.
 
Espere que me recomponga, camarada Carlos. La cosa acabó con el Expresidente subido a una silla, la mano cubierta a medias por su lujosa solapa-armani (dedo pulgar fuera, enhiesto como los grandes caracteres que en la historia hayan destacado), rojo de indignación al grito de &lauquo;¡Miremssté sseñor piezass! ¡Yo ssoy máss alto! ¡Máss guapo!... ¡máss Aznar...!

Ha

Ha

Ha

Ha

Ha
»

En fin, señor Carlos. Espero que comprenda que la espera no responde a intereses editoriales, sino todo lo contrario.
 
Me ha emocionado ver su artículo, o Gran Pepino, el comentario de Piezas, las paortaciones de Arrikitown y lo que se presiente como una vertiente más de nuestra pezonización. Cuanta profesionalidad, cuanto rigor y que buena camaradería. Lo ha cuidado y facilitado el trabajo de orientación para el diseño. Es denso, complejo y con pulso narrativo. No le toques más, ya lo retocamos nosotros en aspectos amenores, incoporando las sugerencias de detalle de otros blogueros. Sinceras gracias.

Fétido
Veo que estás por aquí. Apareciste en la concentración de Santander que mandó Darth, y a todos los pezones nos gustaría que aparecieras con una colaboración. Tu espléndido informe lo hemos esneñado a mucha gente.
Te rogaríamos que te encargases de lo que pedimos a Tric- perdón, a Small; que ella por sobrecarga no puede hacer. No es tu especialidad, pero no importa. Sintetizar y dar cuenta de tono nuestro movimiento en Pezonia es cosa de todos. A ver si puedes hacerlo, sólo o en colaboración con otros, los que tú quieras elegir.

Pitufito
Estaré fuera un par de días y me voy tranquilo porque comapruebo que ya aclaras tú las dudas y lo que pueda salir. Me pondré en contacto telefónico contigo.

Evaristo.
Recibido. Thanks.


19A l copipega!
 
Encomendadme cualesquiera sea la tarea que le daré debido cumplimiento. No escatimaré esfuerzos ni sacrificios en pos de tan alta causa.
Me llena de orgullo y satisfacción el pertenecer a este grupo de celosos guardianes de la berdaz, imaginativos, obesos, tenaces, lúdicos, semovientes, albuminosos, parturientos, místicos, voraces consumidores de pulpo a feira, mayestáticos en el porte, aficionados a esos sobrezuelos que costaban un duro y traían unos soldados de plástico chiquitines unos tumbados apuntando, otros rodilla en tierra y que eran de diferentes países, ún día pillé uno que venía incluso con escalera...

19-A la berdaz por mis pezones!

P.S. El fulano este del post... tenía alguna tara psicológica, no?Esquizo o asina...
 
¿Llamaron desde la calle Génova a Campbell Newman en la mañana del 19-A?
Sabemos que sí, pero no nos quieren contestar a lo que preguntamos, y nosotros insistiremos y seguiremos preguntando hasta que nos contesten a nuestra pregunta:
¿Se llamó a Campbell Newman? Y si es así, ¿Quién realizó la llamada?
En esa llamada se esconde la clave de la pista australiana.
Y aunque contesten que no, sabemos que mienten, pues desde la calle Génova se hizo una llamada a Australia el 19-A.
19-A seguir la pista australiana.
 
¿Nenuco? ¿Qué se ha hecho del varon dandy?
http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1995/04/23/7dias/37559.html
 
http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1995/04/23/7dias/37559.html

Este.
 
http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1995/04/23/7dias/37559.html
 
Esto... es que me lo corta...
 
quiero mi bomba. y la quiero ya.
 
Por cierto, lo de Tric... que es?
 
Hay un pezón feo que se llama Trico.
 
Vale Gong Duro, una es azul, pequeña, loca y sin pezones, pero que me confundas con trico ya tiene muchos webos, ¿eh?

He mandado un mail al Gran Pepino con las dos tareas que esta vocación me tiene reservadas, para no perderme. ¡Ay si me concediera la gracia de su palabra!

Dios os bendiga.
 
Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?